Saltar al contenido

Cómo conseguir inversores para tu negocio o Startup

Cómo conseguir inversores para tu Startup o negocio.

La mayoría de las empresas sanas necesitan financiación en algún momento. Las nuevas empresas tienen que hacer frente a los costes de puesta en marcha y las empresas en funcionamiento tienen que financiar el crecimiento y el capital circulante.

La decisión de contraer algún tipo de deuda es bastante común, pero las opciones de financiación dependen del tipo de negocio que se tenga. Cada negocio es único y hay que tener en cuenta su antigüedad, posición, rendimiento, oportunidades de mercado, equipo, etc. son muy importantes.

Por eso debes adaptar tu búsqueda de financiación y tu enfoque. Repasemos cómo realizar una búsqueda de financiación y definamos algunas opciones habituales.

Antes de entrar en las opciones más viables para las Startups y las empresas ya establecidas, vamos a disipar algunos mitos populares sobre la financiación, para quitarlos de en medio.

No te desanimes en este punto. Es mejor enfrentarse a realidades con las que se puede trabajar que a mitos con los que no se puede.

El capital riesgo es una oportunidad creciente para financiar empresas

En realidad, la financiación con capital riesgo es muy rara. Lo explicaré más adelante, pero parte de la base de que sólo unas pocas empresas de alto crecimiento con equipos de gestión muy potentes son oportunidades de riesgo. Mucha gente utiliza la frase «capital riesgo» cuando realmente quiere decir «inversores externos» o «inversores ángeles».

Los préstamos bancarios son la opción más fácil para financiar una nueva empresa

En realidad, los bancos no financian la creación de empresas. Se supone que los bancos no invierten el dinero de los depositantes en nuevas empresas, debido al riesgo potencial que conlleva. Hablaremos de ello más adelante, pero en la mayoría de los casos se necesita algún tipo de aval para obtener un préstamo bancario.

Los planes de negocio son la clave para conseguir inversores

Los planes de negocio no convencerán automáticamente a los inversores de que deben financiar tu empresa.

Sí, un plan de negocio bien escrito y convincente presenta tu negocio a los inversores con todo detalle; pero ellos están invirtiendo en tu negocio, no sólo en un plan. Normalmente tienes que tener un equipo en marcha, haber avanzado hacia la validación de la idea o, mejor aún, tener tracción (clientes que pagan). Así que tendrás que hacer mucho trabajo antes de conseguir inversores.

Nadie invierte en ideas o planes. Hay raras excepciones, en las que los inversores conocen bien a un emprendedor y están dispuestos a invertir en él en una fase temprana. En ese caso, invierten en el empresario, no en el plan.

Como tantas cosas en los negocios, mucho de la financiación de una empresa depende de sus detalles específicos. Las realidades van caso por caso, dependiendo de la etapa de crecimiento, los recursos y otros factores.

¿Tienes una Startup o un negocio en marcha?

Las perspectivas de financiación dependen en gran medida de las características específicas de la empresa.

Por ejemplo, muchas empresas en funcionamiento tienen acceso a préstamos comerciales estándar de un banco tradicional que no estarían disponibles para las nuevas empresas

. Asimismo, las empresas emergentes de alta tecnología y alto crecimiento tienen acceso a la financiación de inversiones que no estaría disponible para las empresas estables y establecidas que sólo muestran un crecimiento lento.

Desarrolla o perfecciona su plan de negocio

No estoy diciendo que no debas tener un plan de negocio. Debes tenerlo.

Tu plan de negocio es una pieza esencial del rompecabezas de la financiación, ya que explica exactamente cuánto dinero necesitas, a dónde va a ir a parar y cuánto tiempo tardarás en recuperarlo.

Los inversores se fijarán primero en un resumen y luego en una presentación, pero si superas esa criba, querrán ver un plan de negocio para el proceso de diligencia debida. E incluso antes de eso, durante las primeras etapas, esperarán que tengas un plan de negocios en el fondo, para tu propio uso.

La mayoría de los bancos comerciales exigen un plan de negocio como parte de la solicitud de un préstamo.

Todas las personas con las que hables esperarán que tenga un plan de negocio disponible. Puede que no empiecen sus conversaciones mirando el plan, pero no te dejes sorprender sin uno cuando te pidan verlo.

A continuación te describo las 6 fases en las que puede dividirse el ciclo de vida de una Startup o negocio. Determinar en qué fase del ciclo te encuentras, te ayudará posteriormente a elegir cuál es la mejor fuente para buscar inversión.

1- Fase de pre-semilla

Parece que todo el mundo tiene (lo que considera) una idea millonaria, pero convertir una idea en realidad es muy raro. Más rara aún es la «gran idea» que no sólo se pone en marcha, sino que encuentra su público perfecto.

Un factor importante para el éxito de una empresa emergente se produce antes de su lanzamiento. Antes de hacer nada, investiga detenidamente a tu público objetivo y el ajuste potencial de tu oferta al mercado del producto

¿Necesita realmente la gente tu producto o servicio? ¿Qué problema resuelve tu oferta? ¿Tu idea ya está en el mercado, vendida por una empresa existente?

Para responder a estas preguntas hay que investigar mucho sobre la posible competencia y el sector, pero también hay que hablar con hipotéticos clientes sobre cómo podría ayudarles tu oferta.

Una vez realizada la investigación, elabora un plan de negocio y una declaración de objetivos. Establece objetivos para tu desarrollo en los próximos años.

2- Fase de Semilla

Aquí es donde pasas de un concepto a una empresa, poniendo en práctica tu investigación. Crea un prototipo, desarrolla un proceso y empieza a formar un equipo. Asegura la financiación. Sigue perfeccionando tu modelo de negocio.

Ver el artículo  Calcular el valor de una web

Trabaja para conseguir un producto mínimo viable, comienza el marketing inicial para hacer correr la voz y luego lánzalo.

El objetivo de esta fase es la validación de la hipótesis de valor inicial. Un prototipo en la fase inicial de un desarrollo no tiene por qué ser funcional, ni un producto viable. No hay que confundirlo con un MVP (Producto Mínimo Viable), que debe ser funcional y viable.

Es el momento de realizar numerosas iteraciones hasta encontrar la solución adecuada. La validación de una idea es el proceso mediante el cual se reúnen pruebas, a través de la experimentación, para tomar decisiones rápidas, informadas y sin riesgo.

Se deben proponer ciertas hipótesis y supuestos iniciales, y mediante un método de verificación y un criterio de satisfacción se confirmará o rechazará. El rechazo, o la no validación, de la hipótesis inicial refleja la necesidad de pivotar hacia un nuevo supuesto.

3- Etapa temprana, tracción o validación

La tracción, o validación, suele ser el primer año de una empresa emergente. Es la etapa en la que se empieza a dar a conocer el producto y a conseguir los primeros clientes.

Aquí se descubre si la empresa es realmente viable o no. Antes de que tus empresas empiecen a crecer, la mayoría de los empresarios confunden la tracción con el crecimiento. Ambas cosas llegan en etapas diferentes del ciclo de vida de la empresa y desempeñan papeles muy distintos.

En esta fase, hay que centrarse en el crecimiento de la base de clientes y en conseguir la adecuación entre el producto y el mercado que se investigó anteriormente.

4- Refinamiento o perfeccionamiento

En la fase de perfeccionamiento, que suele ser el segundo año, se reciben -y se solicitan- comentarios de los primeros usuarios y se utilizan para seguir perfeccionando el producto o servicio. ¿Cómo puedes mejorar tu oferta? ¿Y la experiencia del cliente?

Concéntrate en ampliar los aspectos de tu producto que sean más beneficiosos para los clientes. Tus primeras interacciones con los clientes contribuyen en gran medida a establecer Tu credibilidad y a fomentar la confianza de los clientes.

Demuestra que tienes en cuenta las preocupaciones de los clientes mientras sigues desarrollando tu producto o servicio.

El perfeccionamiento también implica perfeccionar tu proceso, haciéndolo más eficiente. ¿Cómo puedes agilizar tu proceso? ¿Hay partes del flujo de trabajo que puedes eliminar por completo? ¿El rendimiento del producto se ajusta a tus previsiones y, si no es así, dónde se está desviando? Pon a prueba tus estrategias y haz un seguimiento de las tasas de conversión, los análisis de las redes sociales y cualquier otro dato que puedas para fundamentar tus decisiones.

5- Crecimiento o expansión

La siguiente etapa de una startup es la de escalar o crecer, es decir, hacer crecer la base de clientes, las ofertas y la propia empresa.

En esta etapa, que puede comenzar en el segundo o tercer año y durar años, se repite lo que funciona y se ponen en marcha procesos para repetirlo más rápidamente.

Continúa optimizando tus estrategias de marketing para atraer a los clientes de manera eficiente y aumentar tus tasas de conversión. Construye tu personal e infraestructura para soportar su creciente carga de trabajo.

Para que la ampliación sea lo más fluida posible, incluye mecanismos de ampliación en tu plan de negocio desde el principio.

¿Cómo y cuándo contratarás más empleados? ¿Cómo vas a ampliar tu marketing? ¿Y qué pasa con el crecimiento de las instalaciones físicas y la infraestructura tecnológica? Ten en cuenta, sin embargo, que tendrás que mantenerse ágil a medida que crezcas: el proceso puede ser imprevisible.

Al igual que el perfeccionamiento, la ampliación requiere un conocimiento considerable de tu proceso. Como fundador, esto probablemente signifique limitar o delegar cualquier tarea no esencial que estés realizando. Mientras se escala, puede haber muchas tareas diarias o semanales que te frenen o ralenticen. Mientras escalas, quieres canalizar toda tu atención en una sola cosa: el crecimiento, por lo que es fundamental que aprendas a delegar las tareas que otros pueden hacer por ti.

6- Establecimiento

En esta etapa (probablemente el tercer año o después), puedes ver un crecimiento considerable, aunque no al mismo ritmo que durante la fase anterior . Concéntrate en aumentar la retención y la fidelidad de los clientes, en probar y perfeccionar tus estrategias de marketing y en seguir desarrollando tus puntos fuertes.

El proceso de búsqueda de inversión debe ajustarse a las necesidades de tu empresa.

Dónde se busca el dinero, y cómo se busca, depende de la empresa y del tipo de dinero que necesites.

Hay una enorme diferencia, por ejemplo, entre una empresa de alto crecimiento relacionada con Internet que busca una segunda ronda de financiación de riesgo y una tienda local que busca financiar un segundo local.

En las siguientes secciones de este artículo, exploraremos cuatro tipos diferentes de opciones de inversión y préstamo.

Esto debería ayudarte a determinar qué opciones de financiación son viables para tu empresa y qué opciones de inversión deberías buscar primero.

Voy a dejar de lado la opción de recurrir a familiares y amigos como fuente de inversión, que con frecuencia se nombra en la mayoría de artículos sobre cómo conseguir inversores.

Capital de Riesgo

El capital de riesgo es frecuentemente malinterpretado. Muchas empresas de nueva creación se quejan de que las empresas de capital riesgo no invierten en empresas nuevas o arriesgadas.

La gente habla de los capitalistas de riesgo como si fueran tiburones, por sus supuestas prácticas comerciales depredadoras, o como si fueran ovejas, porque supuestamente piensan como un rebaño y todos quieren el mismo tipo de acuerdos.

Esto no es así. Los que llamamos capitalistas de riesgo son empresarios encargados de invertir el dinero de otras personas. Tienen la responsabilidad profesional de reducir el riesgo en la medida de lo posible. No deben asumir más riesgos de los que sean absolutamente necesarios para producir los ratios de riesgo/rendimiento que les piden las fuentes de su capital.

¿Quién debe dirigirse a los inversores de capital riesgo?

El capital riesgo no debería considerarse como una fuente de financiación, salvo para unas pocas empresas emergentes excepcionales. No pueden permitirse invertir en startups a menos que exista una combinación poco frecuente de oportunidad de producto, oportunidad de mercado y gestión probada.

Los profesionales del capital riesgo buscan empresas que creen que podrían producir un enorme aumento del valor del negocio en pocos años. Saben que la mayoría de estas empresas de alto riesgo fracasan, por lo que los ganadores tienen que ganar lo suficiente para pagar todos los perdedores.

Ver el artículo  Contratar ASESOR DE NEGOCIOS - Guía 2020

Normalmente, se centran en los productos y mercados más nuevos que pueden proyectar razonablemente un aumento de las ventas en enormes múltiplos en un corto periodo de tiempo. Intentan trabajar sólo con equipos de gestión probados que hayan tratado con startups de éxito en el pasado.

Si tienes que preguntarte si tu nueva empresa es una posible oportunidad de capital riesgo, probablemente no lo sea. La gente de los nuevos sectores en crecimiento, las comunicaciones multimedia, la biotecnología o los productos de alta tecnología, suelen conocer el capital riesgo y las oportunidades de capital riesgo.

2- Business Angels

La inversión de Business Angels es mucho más común que el capital riesgo y suele estar mucho más disponible para las nuevas empresas, y también en las primeras etapas de crecimiento.

Aunque se parece mucho al capital riesgo (y a menudo se confunde con él), hay importantes diferencias. En primer lugar, los inversores ángeles son grupos o individuos que invierten su propio dinero.

En segundo lugar, los inversores ángeles tienden a invertir en empresas en las primeras fases de crecimiento, mientras que el capital riesgo suele esperar hasta después de unos años de crecimiento, cuando las empresas emergentes tienen más historia y datos objetivos.

Las empresas que obtienen capital riesgo suelen hacerlo a medida que crecen y maduran después de haber empezado con inversión ángel primero. Al igual que los inversores de capital riesgo, los inversores ángeles suelen centrarse en empresas de alto crecimiento en las primeras fases de desarrollo. No piense en ellos para financiar empresas establecidas, estables y de bajo crecimiento.

3- Préstamos comerciales

Los bancos son aún menos propensos que los capitalistas de riesgo a invertir o prestar dinero a las nuevas empresas. Sin embargo, son la fuente de financiación más probable para las pequeñas empresas establecidas.

Los emprendedores y propietarios de pequeñas empresas se apresuran a criticar a los bancos e instituciones financieras por no financiar a las nuevas empresas. Se supone que los bancos no invierten en empresas y están estrictamente limitados en este sentido.

Además, los bancos tampoco deberían prestar dinero a las empresas que empiezan, por muchas de las mismas razones. Los reguladores federales quieren que los bancos mantengan el dinero seguro, en préstamos muy conservadores respaldados por garantías sólidas. Las nuevas empresas no son lo suficientemente seguras para los reguladores bancarios y no tienen suficientes garantías.

¿Por qué digo entonces que los bancos son la fuente más probable de financiación de las pequeñas empresas? Porque los propietarios de pequeñas empresas piden préstamos a los bancos.

Un negocio que lleva unos cuantos años en funcionamiento genera suficiente estabilidad y activos que sirven de garantía. Los bancos suelen conceder préstamos a las pequeñas empresas respaldados por el inventario o las cuentas por cobrar de la empresa.

Normalmente hay fórmulas que determinan cuánto se puede prestar, dependiendo de cuánto haya en el inventario y en las cuentas por cobrar.

Una gran parte de la financiación de las pequeñas empresas se realiza a través de préstamos bancarios basados en la garantía personal del propietario de la empresa, como la propiedad de la vivienda. Algunos dirían que el valor de la vivienda es la mayor fuente de financiación de las pequeñas empresas.

Crowdfunding

Lo mejor del crowdfunding para encontrar inversores empresariales es que abre la oportunidad de invertir a todo el mundo, literalmente. Mediante el uso de sitios web como Kickstarter, GoFundMe e Indiegogo, puedes presentar tu idea de negocio o producto y dejar que personas de todo el mundo donen dinero sin tener que ceder ninguna participación en tu empresa.

El crowdfunding es un enfoque de inversión sin intervención cuando se trata de influir en las operaciones cotidianas de tu empresa. Aunque el crowdfunding puede parecer un enfoque de base, muchas startups han recibido millones en donaciones.

En el caso del Crowdfunding, si que es necesario contar con un buen plan que sirva para convencer a todos los posibles inversores.

Antes de ponerte en contacto con posibles inversores de startups, debes saber exactamente lo que quieres en cuanto a la relación.

Tal vez quieras una guía en el proceso de creación de una empresa. En ese caso, es probable que los inversores de capital riesgo, los inversores ángeles o las empresas de capital privado sean más compatibles con la financiación de tu startup. Si tu objetivo es únicamente buscar financiación, te convienen más los microcréditos o el crowdfunding.

Saber cómo encontrar un inversor perfecto para tu negocio puede ser la clave del éxito.

Así que tienes la idea más increíble para una startup y estás pensando en cómo encontrar inversores para tu pequeña empresa. ¿Pero no tienes planes concretos de negocio y marketing? Lo más probable es que nadie invierta en un hipotético negocio sin un sólido estudio de mercado.

Tienes que demostrar la demanda o la necesidad. Por último, los inversores de tu startup deben ver un plan de acción claro para alcanzar el éxito con hitos de rendimiento establecidos a lo largo del camino.

La clave para que tu startup despegue es la especificidad y la planificación a largo plazo. Tienes que incluir las cantidades exactas de lo que necesitas en inversiones, así como lo que esperas que sea tu retorno de la inversión. Debes saber cuántos gastos tendrás y los detalles de tus consumidores objetivo. Y por último, debes tener una idea de cómo comercializar tu producto/servicio y una visión de cómo quieres que crezca tu startup.

También tienes que tener un gran conocimiento del sector en el que te vas a introducir. Conozca quiénes son sus competidores, la historia de su sector y el estado actual del éxito en ese campo. Los posibles inversores le harán preguntas durante su presentación.

Tienes que ser capaz de responder a ellas con detenimiento para tener alguna posibilidad de conseguir inversores para tu empresa.

En general, mantén tu discurso de ventas conciso. Ten algún tipo de PowerPoint o guión gráfico que tenga entre 10 y 15 diapositivas como máximo. Asegúrate de que tu presentación no dure más de 20 minutos. Tu presentación debe servir únicamente de guía, así que no la leas palabra por palabra. Recuerda que debes convertirte en un experto.

Comparte esto;)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.